NOTIVIDA, Año IV, nº 198, 11 de enero de 2004
 

CÓMO IMPUGNAR A LA Dra. ARGIBAY

Respondiendo a la gran cantidad de suscriptores que tras el Comunicado de Mons. Jorge Lona, Obispo de San Luis, nos han consultado sobre el modo de  impugnar la candidatura de la Dra. Carmen Argibay, consignamos los datos que siguen:

Las presentaciones pueden efectuarse en forma personal -los días hábiles de 9 a 19 hs.- o por correo, enviándolas al Ministerio de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos, Sarmiento 329 (CP: 1041), Capital Federal. Deben ir en sobre cerrado con la leyenda “Propuesta de Candidato a la Corte Suprema de Justicia de la Nación”.

En el caso de que los presentantes sean personas físicas deben consignar los siguientes datos: nombre y apellido; tipo y número del documento; fecha y lugar de nacimiento y domicilio real. Expresando, como declaración jurada, que no existen razones que pongan en duda su objetividad respecto al candidato y  que el presentante no se encuentra comprendido en ninguna de las causales previstas por el Código Procesal Civil y Comercial de la Nación.

En el caso de que los presentantes sean personas jurídicas, deben consignar los siguientes datos: constancia de inscripción en el Registro pertinente; domicilio; carácter de la persona que suscribe el escrito. Expresando, como declaración jurada, que no existen razones que pongan en duda su objetividad respecto al candidato y que el presentante no se encuentra comprendido en ninguna de las causales previstas por el Código Procesal Civil y Comercial de la Nación.

A modo de ejemplo copiamos a continuación de este boletín, un modelo de impugnación que puede ser utilizada o modificada, total o parcialmente.

______________________________________

NOTIVIDA, Año IV, nº 198, 10 de enero de 2004

Editores: P. Juan C. Sanahuja y Mónica del Río

Página web http://www.notivida.org

Email notivida@notivida.com.ar

Para suscribirse al boletín ingrese aquí

 ______________________________________

Citando la fuente y el autor, se autoriza la reproducción total o parcial de los artículos contenidos en cada número del boletín.

______________________________________

 

 Buenos Aires, 10 de enero de 2004

Al Señor

Ministro de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos

Dr. Gustavo Béliz

S              /                  

Ref.: Observaciones a la propuesta de la

Dra. Carmen Argibay p/ vacante en CSJN

 

De mi mayor consideración:

            Por la presente me dirijo a Ud. en los términos del Decreto 222/03, a los efectos de exponer las consideraciones que me merece la propuesta de la Dra. Carmen Argibay, para ocupar un cargo vacante en la Corte Suprema de Justicia de la Nación, anticipando desde ya mi oposición al nombramiento de la misma.

             Expreso como declaración jurada la veracidad de los datos indicados, que no existe razón que ponga en duda mi objetividad respecto a la candidata y que no me encuentro comprendido en ninguna de las causales previstas por el Código Procesal Civil y Comercial de la Nación.

    Impugno el nombramiento por los dichos vertidos por la candidata, Dra. Carmen Argibay, en la Revista “VEINTITRÉS” del día 2 de enero del 2004. año 6. número 286 pag. 7 donde se define favorable al ABORTO, dice textualmente: “...No, nadie es abortista... En primer lugar, yo creo que la mujer tiene la necesidad y el derecho de decidir sobre su propio cuerpo. En segundo lugar, si a mí me garantiza que va a haber una educación sexual para que todas las chicas que recién empiezan tengan la posibilidad de decidir si quieren tener un hijo o no, entonces mantendría el aborto como delito. Mientras eso no ocurra, creo que todos somos responsables de esos chicos y de esas madres adolescentes –porque los padres generalmente se borran-, de manera que no creo que haya que hacerles cargar con esa cruz toda la vida” (...)

            Dichas expresiones resultan incompatibles con el hecho de que la defensa y protección integral de la persona por nacer -desde que es concebida- constituye en nuestro ordenamiento jurídico un mandato imperativo ineludible que no puede ser soslayado por ninguna autoridad de la República, cualquiera sea el poder (legislativo, ejecutivo o judicial) al que aquélla pertenezca. Máxime, cuando a partir de la reforma constitucional de 1994, los textos de diversos tratados internacionales -cuyas condiciones de vigencia  garantizan la protección de la vida humana desde la concepción[1]- han alcanzado jerarquía constitucional.

            Por lo expuesto solicito el retiro de la candidatura de la Dra. Argibay o la presentación de otras alternativas a ser consideradas por el Senado de la Nación, ya que el Decreto 222/03 permite la presentación de varios postulantes.

    Saludo al Sr. Ministro atentamente 

NOMBRE Y APELLIDO

TIPO Y NÚMERO DE DOCUMENTO

FECHA Y LUGAR DE NACIMIENTO

DOMICILIO REAL

______________

[1] Entre otros, Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre, arts. 1, 2, 7 y 17; Declaración Universal de los Derechos del Hombre arts. 2.1, 3, 6, 7 y 25.2; Convención Americana sobre Derechos Humanos, arts. 1.2, 3, 4.1, 5, 19 y 24; Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos arts. 6.1, 16 y 24.1; Convención sobre los Derechos del Niño arts. 1º, 2º, 6.1, 23.1